"-¿Quieres decirme, por favor, qué camino debo tomar para salir de aquí?-
-Eso depende mucho de a dónde quieres ir - respondió el Gato.
-Poco me preocupa a dónde ir - dijo Aliciia.
-Entonces, poco importa el camino
que tomes - replicó el Gato-"



viernes, 18 de diciembre de 2009

Todo por dos pesos.


 -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
A donde va lo que queres hacer y no haces? A donde va lo que queres decir y no decis? A donde va lo que no te permitis sentir? Nos gustaria que lo que no decimos caiga en el olvido, pero lo que no decimos se nos acumula en el cuerpo, nos llena el alma de gritos mudos. Lo que no decimos se transforma en insomnio, en dolor de garganta. Lo que no decimos se transforma en nostalgia, en destiempo. Lo que no decimos se transforma en debe, en deuda, en asignatura pendiente. Las palabras que no decimos se transforman en insatisfacción, en tristeza, en frustración. Lo que no decimos no muere, nos mata. Lo que no decimos, se transforma en trauma, en veneno que mata el alma. Lo que no decis te encierra en el pasado. Lo que no decimos se transforma en herida abierta.

 
Cami

8 comentarios:

  1. las noches que se me escurrieron esperando un puto as!!

    ResponderEliminar
  2. tienes toda la razon, las cosas hay que hablarlas porque callar va abriendo una grieta que en ocasiones se vuelve insalvable.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. A donde irá todo aquello que no decimos??

    Si que mata...

    saludos =)

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo...saludos y gracias por tu comentario en mi blog, se agradece harto bastante ya sea elogio o no.

    ResponderEliminar
  5. Cierto, a veces el peor grito es el que no produce ruido.
    Me gustó mucho tu escrito, saludos.

    ResponderEliminar
  6. Por eso hay que decir siempre. SIEMPRE.

    ResponderEliminar