"-¿Quieres decirme, por favor, qué camino debo tomar para salir de aquí?-
-Eso depende mucho de a dónde quieres ir - respondió el Gato.
-Poco me preocupa a dónde ir - dijo Aliciia.
-Entonces, poco importa el camino
que tomes - replicó el Gato-"



miércoles, 22 de febrero de 2012

No se pueden subir imagenes :(-

El duendecillo que tenia la cabeza en forma de interrogante, se lo preguntaba todo a sí mismo, sin darse cuenta, de que su capacidad, solo le permitía hacer preguntas.
Hasta que se le ocurrió preguntarse quién tendría las respuestas. A partir de ese día se dedicó a buscar al duende de las respuestas.

Por cierto, el duende de las respuestas, también se respondió a si mismo por las preguntas a las que tenía que responder, y fue a buscar sus incógnitas.
Yo me enteré del caso, porque el duende de las preguntas me preguntó si había visto al duende de las respuestas.
Otro buen día, me encontré al duende de las respuestas, y me respondió que buscaba al de las preguntas. Lo malo del caso, es que yo soy el duende de la ignorancia, y no pude decirle al duende de las respuestas, donde estaba el de las preguntas,
Espero que algún día se encuentren, porque parecen necesitarse el uno al otro.

3 comentarios:

  1. Noooooooo por favor que linda entrada, realmente es excelente me gustó la forma en que se cuenta como uno necesita del otro, genial!

    ResponderEliminar
  2. Generalmente el amigo tiempo suele unirlos.

    ResponderEliminar
  3. Qué blog tan original acabo de encontraaaaaaaaaaaaaar¡¡¡¡¡¡ Me gusta. Te envío al duende del sueño, para que entre sin hacer ruido en tu habitación y no moleste al duende despertador... Besitos alados, amiga.

    ResponderEliminar